Los Mitos Incas

Los orígenes del ceviche
04/02/2019
Novedad: Menús Ejecutivos
18/03/2019

En nuestro Restaurante Raíces le damos mucha importancia a la historia… por algo el nombre “Raíces”. Es por ello que queremos compartir con ustedes algunos mitos, de relatos de carácter fundamentalmente religioso que, transmitidos de generación en generación, han enriquecido la cultura de los pueblos.
Así, los mitos relatan acontecimientos fantásticos llevados a cabo por dioses, héroes y diversos seres, en un intento por explicar el origen del mundo y los fenómenos naturales. Tal es el caso de la mitología peruana, que, de acuerdo con las tradiciones orales inca, da cuenta sobre la fundación del imperio, la historia de los incas, usos y tradiciones, así como quiénes eran sus dioses.
Varias versiones del mito de los orígenes empiezan diciendo que, en el comienzo de los tiempos, todo estaba en la oscuridad, y que el sol, la luna y las estrellas todavía no habían sido creados.
Dentro de esa oscuridad emergió el creador Viracocha, cuyo nombre puede ser traducido como “grasa marina” o “espuma marina”. Aunque, otros historiadores proponen la teoría de que lo correcto es Wairacocha, en quechua: waira: viento, cocha: lago, mar, laguna.
Lo cual significa que Wairacocha sería el Dios que vino del mar empujado por los vientos, de ahí las dos varas que empuña en sus manos, que dicen son remos.
En las diferentes versiones, el creador es llamado Con Ticci Viracocha, Thunupa Viracocha, o Viracocha Pachayachachic.
En tal caso, Viracocha emergió del lago Titicaca y creó la primera raza de la Humanidad. Estos primeros seres, que algunos cronistas identifican como gigantes, vivieron en la oscuridad algún tiempo; pero hicieron que Viracocha entrara en cólera.
Y a causa de su enojo respecto a ellos, el creador acabó con la primera edad por medio de una inundación y transformó a estos seres en piedra: “entonces hizo aquella gente que había en el tiempo de la oscuridad ya dicha; y que esta gente le hizo cierto deservicio a este Viracocha, y como della estuviese enojado, tornó esta vez postrera y salió como antes había hecho, y a aquella gente primera y a su Señor, en castigo del enojo que le hicieron, hízolos que se tornasen piedra luego”.
Los restos de esta primera época son todavía visibles en la actualidad, en las esculturas de piedra del lugar de Tiahuanaco, cerca del lago Titicaca. Viracocha emprendió entonces la creación de otra raza humana.
Comenzó el segundo acto de la creación llamando al sol, la luna y las estrellas, que salieron de una isla del lago Titicaca. Viracocha empezó por moldear a los individuos a partir de la piedra.
Conservando una pareja de sus criaturas consigo, en el lago Titicaca, Viracocha envió a otras lejos, bajo tierra: “En que se trata cómo salieron las gentes desta tierra por mandado de Viracocha é asímesmo de aquellos sus viracochas que para ello enviaba; y como el Con Tici Viracocha ansimesmo se partió, é los dos que le quedaron, á hacer la mesma obra, y cómo se juntó, al fin de haber esto acabado, con los suyos, y se metió por la mar, adonde nunca más le vieron”.
Cuenta el mito, que Viracocha habiendo realizado su segundo acto de creación, delega la continuidad del trabajo de fundar, en sus dos ayudantes, quienes emprenden inmediatamente las rutas del este y del oeste de los Andes.
Para dar vida y nombre a todas las plantas y a todos los animales que van haciendo aparecer sobre la faz de la tierra, al culminar su misión junto a la orilla del mar, se encuentran con Viracocha y se adentran en sus aguas hasta desaparecer.
Los cronistas han recopilado el mito que narra la cosmogonía inca, con sus dioses, en cuya cúspide se puede encontrar a Viracocha, Dios creador. Vale la pena conocer tales historias y captar la religiosidad y la profundidad del conocimiento empírico del Perú primigenio. Sea esta una invitación.