Leyendas del Perú: La Runa-Mula

La historia del tataki: fusión gastronómica y cultural
09/05/2019
Origen e historia del Anticucho
05/06/2019

La Runa-Mula es una leyenda del Perú, y según lo que popularmente se cree, la runa mula no es más que el alma pecaminosa de una mujer viva, que es convertida en mula por las noches como una forma de castigo por los pecados cometidos. Se dice que es un castigo impuesto por fuerzas diabólicas.

En la lengua quechua, la palabra runa significa “gente”. En efecto, “runa-mula” se puede traducir como “mula gente”. Ésta leyenda nos habla de los castigos del adulterio y hace referencia a las conductas y procederes incorrectos, desvergonzados y desenfrenados, así como también a las fatales secuelas que estos comportamientos pueden ocasionar.

La Runa-mula vendría a ser una representación viva del adulterio ya que, es una mujer con el alma condenada por su debilidad al placer y el deseo.

Se dice que todas aquellas mujeres que ceden a los amoríos prohibidos, como miembros de la iglesia, hombres casados o si tienen cualquier tipo de relaciones amorosas con cualquier hombre si es ella quién está casada, está en peligro de convertirse en una bestia, y eso le cambiará para siempre su vida.

Durante las noches de luna llena, un misterioso jinete que viste completamente con trajes de color negro, se presenta en el hogar de la mujer pecadora y susurra al aire sus maldiciones en palabras y poco a poco, con su voz la mujer elegida se va transformando hasta convertirse en un ser que es mitad mula y mitad mujer e inmediatamente, la runa mula sale en la búsqueda de esa voz que la llama.

El mencionado jinete que va siempre vestido de negro, se monta en la Runa-mula y así comienza la larga noche, en la que a la mujer se le castiga de las maneras más crueles y espantosas.

El jinete va sobre ella mientras la golpea y azota fuertemente y la runa-mula sin poder defenderse sólo relincha y chilla tan fuerte que se le puede oír en cada una de las casas de la zona y esto hace que todos los habitantes se enteren de que en su pueblo, hay una mujer condenada por sus comportamientos impuros.

Hay quienes cuentan que por la mañana siguiente la mujer en cuestión se despierta y se levanta de la cama totalmente magullada y golpeada, y con dolor en cada parte del cuerpo. No obstante, la mujer no tiene ni el más mínimo recuerdo de lo que sucedió la noche anterior, y así que simplemente nota y observa todos y cada uno de los moretones, rasguños y heridas que aparecieron misteriosamente en su cuerpo, pero sin entender cómo fue que sucedió.

Pero todo el pueblo sabe de los relinchos de la noche anterior, y si alguien llega a ver los moretones y las heridas en la mujer, dejará de ser un secreto que es ella la runa-mula.

Hay personas que aseguran que este jinete misterioso no es nada menos que el diablo, quien viene a dejar en claro que el alma de esa mujer ya es de su propiedad. Y asimismo al resto de los habitantes les da a entender que nadie está exento de recibir ese castigo.