La Leyenda de la Piedra del Diablo

Origen e historia del Anticucho
05/06/2019
La historia del Pisco
08/07/2019

Conocer las historias, mitos y leyendas de nuestro país tiene una gran importancia, debido a que nos acerca y nos relaciona con nuestra cultura, nuestras costumbres y creencias. Una de las leyendas más conocidas del Perú es la llamada leyenda de la Peña Horadada o Piedra del Diablo, una enorme piedra con un círculo en su interior que puede encontrarse en los barrios altos, exactamente en la intersección del Jirón Junín con el Jirón Cangallo. Según cuenta la leyenda, el diablo pasó por su interior.

El origen de esta piedra es bastante insólito; la piedra apareció en ese lugar y absolutamente nadie tiene idea de cómo sucedió. Según la teoría que sostiene la Sociedad Geofísica de Perú ésta piedra data de la época prehispánica, y también agregan que la Peña Horadada se volvió un significativo centro ceremonial y de adoración en la Lima del Siglo XII. La también llamada Piedra del Diablo está compuesta de cuarzo y de feldespato. Tiene un metro de alto y es de color negro. Se cree que tiene decenas de miles de años de antigüedad.

El escritor y periodista oriundo del Perú, Ricardo Palma, en su obra Las Tradiciones Peruanas cuenta que el Diablo salía a merodear alrededor de los Barrios Altos de Lima y un día, se encontró con una procesión de la Virgen del Carmen que se acercaba a él, quién se dio la vuelta y desesperado intento huir con todas sus fuerzas, pero cuando se giró, se encontró del otro lado nada más y nada menos que con la procesión del Señor de los Milagros. Asustado y acorralado por ambas peregrinaciones chocó con la roca y le abrió un hueco, de esta manera logró escapar hacia la otra calle y su suspiro de alivio fue tan fuerte que se escuchó en toda Lima. A partir de ese día, ambas calles tomaron los nombres de “calle Peña Horadada” y “Calle Suspiro” sin embargo, hoy en día ya no conservan esos nombres.

A pesar del paso de los años, en todo este tiempo no hay absolutamente nadie que se atreva o sea capaz de tocar la Peña Horadada para no tener nada que ver con el protagonista de la leyenda. La piedra aún hoy se mantiene en el mismo sitio, incluso una fuente fue construida en esa misma esquina, sin embargo se realizó sin perturbar, tocar o importunar a la piedra porque aunque sea solo una leyenda, los habitantes de Lima tienen sus reservas y la respetan, porque nunca se sabe.

Hay también, quienes dicen que hubo alguna época en que la piedra simplemente desapareció de ese lugar, y que a raíz de dicha desaparición en Los Barrios Altos de Lima comenzaron a suceder cosas extrañas y misteriosas. Sin embargo, volvió a aparecer sola de la misma manera en que desapareció y devolvió la paz y tranquilidad al sector. Muchos son los habitantes de lima que al pasar a un lado de la Piedra Del Diablo se persignan, para alejar cualquier mal que pueda poseer la roca.