La historia del Pisco

La Leyenda de la Piedra del Diablo
21/06/2019
La comida chifa
23/07/2019

En el año 1532, con la llegada de los españoles a territorio sudamericano, llega también la tradición del cultivo de uvas, que se hizo popular en la zona del Perú, debido a su utilización por las iglesias de la nueva colonia.
Se desconoce con exactitud el lugar donde comenzó la producción del vino, pero la teoría más acertada señala que en el año 1563 en el Valle de Ica se dieron los primeros viñedos.
Algunos historiadores señalan que en el año 1572, Álvaro De Ponce fundó el pueblo Santa María Magdalena en el valle de Pisco, denominado posteriormente como Pisco, donde más tarde se produciría y comercializaría esta bebida.
El valle de Pisco, es el lugar de mayor producción de este licor, cuyo cultivo en masa de dio a inicios del siglo XVI, cuando se destilaban los mostos de la uva y se convertían en aguardiente, el mismo que se almacenaba en tinajas de arcillas llamadas “pisco”.
El pisco se extendió por diversas partes del mundo, llegando a ser un medio de pago en diversos tratos que se hacían en ese tiempo; y su elaboración masiva se debió a los jesuitas que lo producían en Lima, Arequipa, Cusco, Ayacucho y Potosí en el Alto Perú (Bolivia actual).
A pesar de las bondades de esta bebida, la fueron reemplazando por otras como el whisky, mermando los cultivos durante el siglo XX, hasta el año 2003 cuando el gobierno peruano incentivó a la producción del pisco con un reglamento especial, que ahora lo ubica como licor tradicional del Perú.

La variedad es la que hace especial al pisco, derivándose de las uvas aromáticas: Italia, albilla, moscatel, torontel; y las no aromáticas: quebranta, negra criolla, mollar, ulvina; dando como resultado un exquisito sabor único, representado en sus tres variedades: Pisco puro, se extrae de una sola variedad de uva, caracterizado por darle un mejor propósito al gusto que al olor, para degustar totalmente.
El Pisco mosto verde, el más costoso y fino, sutil, con mucho cuerpo, procesado del mosto con poco contenido de azúcar, antes de su proceso de fermentación. El Pisco acholado, proviene de varias mezclas de uvas, su nombre del coloquial “cholo” indica la mezcla de sangres, este licor combina el olor de los aromáticos con los sabores de los puros.
El distinguido pisco peruano, destilado de mosto de uva, posee una calidad codiciada que está al nivel de destilados internacionales como el tequila y el whisky. Justamente, a base de este licor se prepara el delicioso pisco sour, coctel que es reconocido como símbolo del Perú.
El pisco sour fue preparado por primera vez en 1920, en el “Morris bar”. El nombre de la bebida nace cuando se decide juntar las palabras pisco y sour, (agrio, amargo, proveniente del limón).
A pesar que el “Morris bar” fue cerrado en 1929, ello no impidió que su emblemático cóctel se continuara preparando hasta trascender fronteras.
Un bartender del “Morris bar”, Mario Bruiget, fue quien llevó el Pisco sour al Hotel Maury, donde se mejoró la receta añadiendo clara de huevos y amargo de angostura, convirtiéndola en Patrimonio Cultural de la Nación.

En nuestro Restaurante Raíces de Sevilla puedes probar una variedad de Pisco Sour auténticos y cuál más delicioso.